Nuevo Pudahuel

Historia

A mediados del siglo pasado surgió en Chile la necesidad de mejorar la red aeroportuaria existente, debido al auge que tenía la industria aeronáutica en la región. En Santiago, el hasta ese entonces Aeropuerto Internacional Los Cerrillos ya no daba abasto, por lo que se forjó la idea de construir un nuevo recinto para albergar los vuelos nacionales e internacionales.

Por esta razón, el Presidente Carlos Ibáñez del Campo ordenó el desarrollo de una  nueva red nacional de aeropuertos acorde a las características y necesidades de los nuevos aviones que revolucionarían la actividad aeronáutica mundial, plan encabezado por el futuro nuevo recinto capitalino.

Los trabajos comenzaron en 1961 y tuvieron un costo total de 3 mil millones de dólares, que dieron fruto el 9 de febrero de 1967, día en el que se inauguró el “Aeropuerto Pudahuel”.

Nombre

En marzo de 1980 el Gobierno chileno decidió modificar el nombre del recinto, llamándolo “Aeropuerto Internacional Comodoro Arturo Merino Benítez”, en homenaje al fundador y primer Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), quien también fue un importante precursor de la aviación militar, civil y comercial del país como creador de la Línea Aérea Nacional (LAN), que por ese entonces era propiedad del Estado.

Actuales instalaciones

Ya en los años 90, el Aeropuerto quedaba atrás en comparación a los terminales de otros países por la alta demanda en cuanto al movimiento de pasajeros y porque no había recibido refacciones mayores en la infraestructura en sus casi 25 años. Por esta razón, se tomó la decisión de construir un nuevo terminal internacional, siendo inaugurado el 14 de febrero de 1994. 

Este edificio es la base de la actual infraestructura, aunque ha experimentado numerosos cambios. Por ejemplo, en 2001 se habilitó la actual rotonda oriente, uniendo el terminal nacional, que hasta esa fecha seguía operando en el edificio antiguo, al actual recinto.

Futuro

Ahora, con la llegada de Nuevo Pudahuel, el Aeropuerto Internacional de Santiago volverá a vivir modificaciones en su imagen y funcionamiento, siempre con el objetivo de brindar un mejor servicio a los pasajeros y a todos los actores de la industria, ofreciendo comodidades de alta calidad e instalaciones eficaces y de primer nivel.